La ley de la segunda oportunidad es una de las leyes más solicitadas últimamente y es muy probable que siga en alza. Si tienes deudas que no puedes devolver, (ya seas particular o autónomo) y buscas una solución, esta ley puede ayudarte y mucho.

Se está empleando cada vez más entre pequeños y medianos empresarios autónomos y particulares. Independientemente si tienes un negocio o son tus deudas personales las que te atormentan. La ley de la segunda oportunidad puede hacer que tus deudas se cancelen total o parcialmente. 

Como todo, hay ciertos límites y matices que debes conocer para saber si puedes acogerte a ella. Hoy te contamos en qué consiste y cuáles son los requisitos de la ley de la segunda oportunidad.

 

¿Qué es la ley de segunda oportunidad?

ley de la segunda oportunidad

Es una ley que se aplica desde 2015. Se basa en la parte dispositiva  de la exoneración del pasivo concursal no satisfecho. Que significa básicamente que tus deudas están perdonadas.

Puedes consultar esta ley en el BOE .

No solo eso, incluso se han dado casos en los que también se ha prohibido iniciar acciones de cobro a los acreedores (salvo si el deudor hubiera actuado de mala fe ocultando bienes o ingresos embargables).

Con lo que no solo puede perdonar  tus deudas, sino que también puede llegar a prohibir a los deudores reclamarte nada. Pero esto no es tan bonito como suena, ya que tiene ciertos matices que si no conoces pueden acarrearte ciertos problemas en un futuro.

No es una liberación de responsabilidades gratuita, sino que más bien es un seguro para respaldar a aquellas personas o empresas con deudas para que puedan ser solventes. 

Básicamente lo que pretende es facilitar y allanar la situación deudora a aquellas personas o empresas que, actuando de buena fe, quieren devolverlas pero no pueden.

Permite al deudor (físicos o autónomos) hacer frente a sus deudas en función de sus capacidades económicas o ajustada a sus ingresos. En algunos casos el proceso queda en la parte extrajudicial con un acuerdo con los acreedores cancelando ciertas deudas del deudor o propiciando una nueva situación con pagos que este si pueda soportar.

Hemos de adelantarte que a pesar de que se puede conseguir a través de acuerdos extrajudiciales, no es la norma, ya que sucede en casos donde no hay sobreendeudamiento y se puede afrontar gran parte de la deuda. 

 

¿Quién puede acogerse a la ley de la segunda oportunidad

ley de la segunda oportunidad deudor

Antes de esta ley, eran solamente las empresas las que podían solicitar la exoneración del pasivo concursal no satisfecho. Pero con la llegada de la ley de la segunda oportunidad, también las personas físicas (que tengan deudas de hasta 5.000.000€) pueden acogerse a esta exoneración.

 

Algunos «contras» de esta ley

Al acogerte a la ley de la segunda oportunidad, es muy posible que los acreedores te incluyan en alguna listas de morosos. Esto puede traer dificultades en un futuro si, por ejemplo, necesitas un préstamo de una entidad bancaria.

El proceso puede ser lento. Hasta conseguir que tus deudas se perdonen, hay dos procesos (el proceso de mediación y el proceso concursal) pueden pasar uno o incluso dos años (dependiendo del caso) hasta que se resuelvan estos procedimientos.

Esta ley no se aplica para deudas con la seguridad social o con hacienda. Tampoco se aplica si hay deudas con otras entidades públicas (como el IVI o un impuesto de matriculación). 

No solo eso, sino que si tienes deudas que tocan con estas entidades estatales, no te concederán los privilegios de esta ley.

Por otra parte, el acogerte a esta ley no es gratis, sobre todo si contratas a abogados que te lleven toda esta gestión, pueden llegar a cobrarte 6.000€.

Ahora si, vamos a hablarte de los requisitos de la ley de la segunda oportunidad

 

Ley segunda oportunidad requisitos

  • Dicho llanamente, no puedes deberle nada al estado. Tus cuentas con hacienda,  seguridad social y otras entidades públicas deben estar en regla. 
  • Acreditar que eres insolvente y que hay deudas que no puedes afrontar, es decir necesitas una declaración de insolvencia.
  • Deberás presentar tu «lista de deudas», contratos de arrendamiento, declaraciones de renta, hipotecas, saldos bancarios… y presentarlos ante notario para crear un informe y solicitar un mediador concursal. Este es el encargado de procurar un acuerdo con los acreedores que raramente suelen tener éxito. 
  • Tus deudas no pueden sumar más de 5.000.000 €

 

¿Cómo funciona la ley de la segunda oportunidad?

ley de la segunda oportunidaad

Una vez pasados los trámites principales y en caso de que no se consiga un acuerdo a través de un mediador concursal, se pasaría a un concurso consecutivo. En este proceso se saca a concurso de acreedores y los bienes declarados por la persona o empresa en cuestión.

 Si dispones de una vivienda, un vehículo… se subastarán para acotar las deudas (salvo que tu vehículo sea considerado como tu herramienta laboral, por ejemplo tu camión si eres transportista).

En cuanto a la vivienda sí que hay cierta salvedad: en caso de que la tengas hipotecada (si ya terminaste de pagar, perderás la vivienda en el concurso consecutivo) y también estás al tanto de los pagos de dicha hipoteca, podrás conservarla y no la perderás en el concurso. 

En caso de ser autónomo (sin ser partícipe de otro tipo de sociedad) y no tener la vivienda adscrita como bien de tu negocio, tampoco perderías tu vivienda si se solicita la ley de la segunda oportunidad para la situación del negocio, pero si la perderás si la solicitas por tener deudas derivadas de situación personal (hipotecas, préstamos personales…)

 

¿Cuánto tarda la ley de segunda oportunidad?

Una vez iniciado el proceso del concurso, este también repercutirá en tu situación personal mientras dure el procedimiento (puede extenderse incluso hasta dos años). Concretamente en tus ingresos. 

Al iniciarse el concurso de acreedores, un juez suspenderá el uso de tus facultades (no puedes disponer enteramente del dinero de tus ingresos, firmar contratos, créditos…) y las dispondrá a un administrador concursal.

Entre el juez y el administrador concursal dictaminarán el dinero que puedes disponer hasta que se resuelva la exoneración del pasivo concursal no satisfecho y tu cuenta bancaria quedará intervenida.

Por ejemplo:

«Si tu salario neto es de 1.200€ y necesitas 1.000€ para poder hacer frente a tus gastos básicos, los 200€ restantes quedan a disposición del administrador concursal para ir repartiéndose a tus acreedores al final del concurso. Una vez finalizado el proceso, será cuando puedan conceder el perdón de las deudas.

Durante los 5 años siguientes, si los acreedores lo solicitan, se podrán hacer revisiones del caso por si la situación económica del deudor mejora o si no está obrando de buena fe y puede hacer frente a  las deudas que solicitó cancelar. Una vez transcurridos los 5 años las deudas desaparecerán».

En este sentido, la ley de la segunda oportunidad se concede cuando la persona o empresa en cuestión ya no tiene ningún bien a su cargo y aun así no puede afrontar las deudas restantes. Lo que esta ley puede ofrecerte es perdonarte las deudas restantes una vez estás a cero.

La ley que perdona tus deudas, conclusiones

ley de la segunda oportunidad

Las experiencias con esta ley pueden ser buenas o malas en función de la situación en la que te encuentres cuando quieres solicitarla. En muchos casos se dice que esta ley no funciona, sobre todo en la parte extrajudicial en caso de que no tengas prácticamente nada con lo que tu mediador pueda negociar con tus acreedores. En esos casos, irás irremediablemente a un concurso de expropiación de bienes donde perderás todo lo que esté a tu nombre y no tendrás uso de tus facultades con tus ingresos mientras dure el proceso.

Ten en cuenta que la ley de la segunda oportunidad puede perdonarte al final las deudas que tengas en ese momento, pero no las que vayas a generar en un futuro. Si a eso le sumamos que al terminar el proceso no dispondrás de bienes personales es probable que necesites pedir un préstamo para hacer frente a los gastos y esa deuda no será perdonada.

Si estás dispuesto/a a  recurrir a este procedimiento, te recomendamos que lo hagas con mucha preparación. Para no complicarte la situación posterior aún más.

 

 

Contacta
Share via
Copy link
Powered by Social Snap